Tu próximo destornillador será multifuncional y potente

Destornillador de bricolaje

Para cualquier buen manitas aficionado o profesional, el acto de atornillar puede llegar a ser extremadamente doloroso cuando se vuelve repetitivo y llega a generar ampollas en la palma de la mano y en ocasiones tendinitis en la muñeca. Pero, ¿por qué arriesgarse a sufrir lesiones cuando existen potentes destornilladores eléctricos a un precio asequible? La elección es tan amplia que resulta complicado encontrar la herramienta adecuada adaptada a sus necesidades. Estos son algunos criterios de selección que le ayudarán a comprar el mejor destornillador.

El criterio de multifuncionalidad

Algunos modelos de destornilladores ahora también se utilizan como taladro y, a veces, como taladro. Pero tenga cuidado de no sobrestimar la capacidad de esta segunda función porque sigue siendo accesorio de la primera función de destornillador. Si aborda un medio que es demasiado duro, el motor puede quemarse si no es lo suficientemente potente.

En esta categoría de destornilladores están presentes las marcas MAKITA, TACKELIFE y los imprescindibles NEGRO DECKER. Otra opción es también el destornillador que actúa como martillo como el TACKLIFE y su carga rápida.

La cantidad de accesorios suministrados con el dispositivo también es apreciable para trabajar con tantos tornillos como sea posible.

La mejor forma de elegir este tipo de herramienta es consultar a un destornillador comparador sitio, que analiza los diferentes criterios y por tanto permite una compra informada según sus necesidades.

La importancia del poder

La potencia de un destornillador se mide tanto por la velocidad de su cabeza como por el voltaje de la batería.

Los modelos básicos son generalmente de 5 voltios mientras que los más eficientes alcanzan los 18 voltios. Es a partir de este último que la función de taladro puede competir completamente con esta herramienta.

El número de velocidades también es un punto importante y debe saber que cuanto menor es la velocidad, más potencia funciona la herramienta. Algunos modelos llegan hasta seis velocidades diferentes y todos suelen estar equipados con tres velocidades.

La duración de la batería y el tiempo de carga también son criterios importantes. Si utilizas poco tu destornillador agradecerás un tiempo de carga de 1 hora y para un uso intensivo el equipo con doble batería es imprescindible.

En términos de precios, puede encontrar de todo en este mercado que se ha democratizado mucho con muchas marcas poco conocidas, la mayoría de las veces fabricadas en China. Por tanto, los precios oscilan entre menos de 50 euros y unos 160 euros. Sin embargo, por su seguridad, se recomienda encarecidamente que adquiera marcas establecidas cuya fiabilidad esté bien establecida.

Por último, si tiene que viajar con frecuencia en obras, recuerde tener en cuenta el peso total del dispositivo y si el destornillador se suministra con un estuche de almacenamiento que incluye los distintos cabezales de trabajo.

También verifique que los niveles de seguridad sean suficientes y correspondan a su nivel de habilidad y al número de ocasiones en el año en que utilizará este equipo. ¡No tiene sentido invertir en equipos de alto rendimiento que podrían quedarse en su armario o ser más útiles para su vecino!